cabecera-conocimiento
 
Tendencias en Internet

Introduction To URL Rewriting

B&Q went to all the trouble and expense of acquiring diy.com and implementing a stock controlled e-commerce website, but left its URLs indecipherable. If you guessed “brown guttering,” you might want to considering playing the lottery.

Even when you search directly for this “miniflow gutter brown” on Google UK, B&Q’s page comes up only seventh in the organic search results, below much smaller companies, such as a building supplier with a single outlet in Stirlingshire. B&Q has 300+ branches and so is probably much bigger in budget, size and exposure, so why is it not doing as well for this search term? Perhaps because the other search results have URLs like http://www.prof…co.uk/products/brown-miniflo-gutter-148/; that is, the URL itself contains the words in the search term.

screenshot

Almost all of these results on Google have the search term in their URLs (highlighted in green). The one at the bottom does not.

Looking at the URL from B&Q, you would (probably correctly) assume that a file named nav.jsp within the directory /diy/jsp/bq/ is used to display products when given their ID number, 11577676 in this case. That is the resource intimately tied to this URL.

So, how would B&Q go about turning this into something more recognizable, like http://www.diy.com/products/miniflow-gutter-brown/11577676, without restructuring its whole website? The answer is URL rewriting.

Another way to look at URL rewriting is like a thin layer that sits on top of a website, translating human- and search-engine-friendly URLs into actual URLs. Doing it is easy because it requires hardly any changes to the website’s underlying structure — no moving files around or renaming things.

URL rewriting basically tells the Web server that
/products/miniflow-gutter-brown/11577676 should show the Web page at: /diy/jsp/bq/nav.jsp?action=detail&fh_secondid=11577676,
without the customer or search engine knowing about it.

Many factors (or “signals”), of course, determine the search ranking for a particular term, over 200 of them according to Google. But friendly and readable URLs are consistently ranked as one of the most important of those factors. They also help humans to quickly figure out what a page is about.

The next section describes how this is done.

How To Rewrite URLs

Whether you can implement URL rewriting on a website depends on the Web server. Apache usually comes with the URL rewriting module, mod_rewrite, already installed. The set-up is very common and is the basis for all of the examples in this article. ISAPI Rewrite is a similar module for Windows IIS but requires payment (about $100 US) and installation.

The Simplest Case

The simplest case of URL rewriting is to rename a single static Web page, and this is far easier than the B&Q example above. To use Apache’s URL rewriting function, you will need to create or edit the .htaccess file in your website’s document root (or, less commonly, in a subdirectory).

For instance, if you have a Web page about horses named Xu8JuefAtua.htm, you could add these lines to .htaccess:

RewriteEngine On
RewriteRule   horses.htm   Xu8JuefAtua.htm

Now, if you visit http://www.mywebsite.com/horses.htm, you’ll actually be shown the Web page Xu8JuefAtua.htm. Furthermore, your browser will remain at horses.htm, so visitors and search engines will never know that you originally gave the page such a cryptic name.

Introducing Regular Expressions

In URL rewriting, you need only match the path of the URL, not including the domain name or the first slash. The rule above essentially tells Apache that if the path contains horses.htm, then show the Web page Xu8JuefAtua.htm. This is slightly problematic, because you could also visit http://www.mywebsite.com/reallyfasthorses.html, and it would still work. So, what we really need is this:

RewriteEngine On
RewriteRule   ^horses.htm$   Xu8JuefAtua.htm

The ^horses.htm$ is not just a search string, but a regular expression, in which special characters — such as ^ . + * ? ^ ( ) [ ] { } and $ — have extra significance. The ^ matches the beginning of the URL’s path, and the $ matches the end. This says that the path must begin and end with horses.htm. So, only horses.htm will work, and not reallyfasthorses.htm or horses.html. This is important for search engines like Google, which can penalize what it views as duplicate content — identical pages that can be reached via multiple URLs.

Without File Endings

You can make this even better by ditching the file ending altogether, so that you can visit either http://www.mywebsite.com/horses or http://www.mywebsite.com/horses/:

RewriteEngine On
RewriteRule   ^horses/?$   Xu8JuefAtua.html  [NC]

The ? indicates that the preceding character is optional. So, in this case, the URL would work with or without the slash at the end. These would not be considered duplicate URLs by a search engine, but would help prevent confusion if people (or link checkers) accidentally added a slash. The stuff in brackets at the end of the rule gives Apache some further pointers. [NC] is a flag that means that the rule is case insensitive, so http://www.mywebsite.com/HoRsEs would also work.

Wikipedia Example

We can now look at a real-world example. Wikipedia appears to use URL rewriting, passing the title of the page to a PHP file. For instance…

http://en.wikipedia.org/wiki/Barack_obama

… is rewritten to:

http://en.wikipedia.org/w/index.php?title=Barack_obama

This could well be implemented with an .htaccess file, like so:

RewriteEngine On
#Look for the word "wiki" followed by a slash, and then the article title
RewriteRule   ^wiki/(.+)$   w/index.php?title=$1   [L]

The previous rule had /?, which meant zero or one slashes. If it had said /+, it would have meant one or more slashes, so even http://www.mywebsite.com/horses//// would have worked. In this rule, the dot (.) matches any character, so .+ matches one or more of any character — that is, essentially anything. And the parentheses — ( ) — ask Apache to remember what the .+ is. The rule above, then, tells Apache to look for wiki/ followed by one or more of any character and to remember what it is. This is remembered and then rewritten as $1. So, when the rewriting is finished, wiki/Barack_obama becomes w/index.php?title=Barack_obama

Thus, the page w/index.php is called, passing Barack_obama as a parameter. The w/index.php is probably a PHP page that runs a database lookup — like SELECT * FROM articles WHERE title='Barack obama' — and then outputs the HTML.

screenshot

You can also view Wikipedia entries directly, without the URL rewriting.

Comments and Flags

The example above also introduced comments. Anything after a # is ignored by Apache, so it’s a good idea to explain your rewriting rules so that future generations can understand them. The [L] flag means that if this rule matches, Apache can stop now. Otherwise, Apache would continue applying subsequent rules, which is a powerful feature but unnecessary for all but the most complex rule sets.

Implementing the B&Q Example

The recommendation for B&Q above could be implemented with an .htaccess file, like so:

RewriteEngine On
#Look for the word "products" followed by slash, product title, slash, id number
RewriteRule  ^products/.*/([0-9]+)$   diy/jsp/bq/nav.jsp?action=detail&fh_secondid=$1 [NC,L]

Here, the .* matches zero or more of any character, so nothing or anything. And the [0-9] matches a single numerical digit, so [0-9]+ matches one or more numbers.

The next section covers a couple of more complex conditional examples. You can also read the Apache rewriting guide for much more information on all that URL rewriting has to offer.

Conditional Rewriting

URL rewriting can also include conditions and make use of environment variables. These two features make for an easy way to redirect requests from one domain alias to another. This is especially useful if a website changes its domain, from mywebsite.co.uk to mywebsite.com for example.

Domain Forwarding

Most domain registrars allow for domain forwarding, which redirects all requests from one domain to another domain, but which might send requests for www.mywebsite.co.uk/horses to the home page at www.mywebsite.com and not to www.mywebsite.com/horses. You can achieve this with URL rewriting instead:

RewriteEngine On
RewriteCond   %{HTTP_HOST}   !^www.mywebsite.com$         [NC]
RewriteRule   (.*)           http://www.mywebsite.com/$1  [L,R=301]

The second line in this example is a RewriteCond, rather than a RewriteRule. It is used to compare an Apache environment variable on the left (such as the host name in this case) with a regular expression on the right. Only if this condition is true will the rule on the next line be considered.

In this case, %{HTTP_HOST} represents www.mywebsite.co.uk, the host (i.e. domain) that the browser is trying to visit. The ! means “not.” This tells Apache, if the host does not begin and end with www.mywebsite.com, then remember and rewrite zero or more of any character to www.mywebsite.com/$1. This converts www.mywebsite.co.uk/anything-at-all to www.mywebsite.com/anything-at-all. And it will work for all other aliases as well, like www.mywebsite.biz/anything-at-all and mywebsite.com/anything-at-all.

The flag [R=301] is very important. It tells Apache to do a 301 (i.e. permanent) redirect. Apache will send the new URL back to the browser or search engine, and the browser or search engine will have to request it again. Unlike all of the examples above, the new URL will now appear in the browser’s location bar. And search engines will take note of the new URL and update their databases. [R] by itself is the same as [R=302] and signifies a temporary redirect.

File Existence and WordPress

Smashing Magazine runs on the popular blogging software WordPress. WordPress enables the author to choose their own URL, called a “slug.” Then, it automatically prepends the date, such as http://coding.smashingmagazine.com/2011/09/05/getting-started-with-the-paypal-api/. In your pre-URL rewriting days, you might have assumed that Smashing Magazine’s Web server was actually serving up a file located at …/2011/09/05/getting-started-with-the-paypal-api/index.html. In fact, WordPress uses URL rewriting extensively.

screenshot

WordPress enables the author to choose their own URL for an article.

WordPress’ .htaccess file looks like this:

RewriteEngine On
RewriteBase /  
RewriteCond %{REQUEST_FILENAME} !-f
RewriteCond %{REQUEST_FILENAME} !-d
RewriteRule . /index.php [L]

The -f means “this is a file” and -d means “this is a directory.” This tells Apache, if the requested file name is not a file, and the requested file name is not a directory, then rewrite everything (i.e. any path containing any character) to the page index.php. If you are requesting an existing image or the log-in page wp-login.php, then the rule is not triggered. But if you request anything else, like /2011/09/05/getting-started-with-the-paypal-api/, then the file index.php jumps into action.

Internally, index.php (probably) looks at the environment variable $_SERVER['REQUEST_URI'] and extracts the information that it needs to find out what it is looking for. This gives it even more flexibility than Apache’s rewrite rules and enables WordPress to mimic some very sophisticated URL rewriting rules. In fact, when administering a WordPress blog, you can go to Settings → Permalink on the left side, and choose the type of URL rewriting that you would like to mimic.

screenshot

WordPress’ permalink settings, letting you choose the type of URL rewriting that you would like to mimic.

Rewriting Query Strings

If you are hired to recreate an existing website from scratch, you might use URL rewriting to redirect the 20 most popular URLs on the old website to the locations on the new website. This could involve redirecting things like prod.php?id=20 to products/great-product/2342, which itself gets redirected to the actual product page.

Apache’s RewriteRule applies only to the path in the URL, not to parameters like id=20. To do this type of rewriting, you will need to refer to the Apache environment variable %{QUERY_STRING}. This can be accomplished like so:

RewriteEngine On
RewriteCond   %{QUERY_STRING}           ^id=20$                   
RewriteRule   ^prod.php$             ^products/great-product/2342$      [L,R=301]
RewriteRule   ^products/(.*)/([0-9]+)$  ^productview.php?id=$1             [L]

In this example, the first RewriteRule triggers a permanent redirect from the old website’s URL to the new website’s URL. The second rule rewrites the new URL to the actual PHP page that displays the product.

Examples Of URL Rewriting On Shopping Websites

For complex content-managed websites, there is still the issue of how to map friendly URLs to underlying resources. The simple examples above did that mapping by hand, manually associating a URL like horses.htm with the file or resource Xu8JuefAtua.htm. Wikipedia looks up the resource based on the title, and WordPress applies some complex internal rule sets. But what if your data is more complex, with thousands of products in hundreds of categories? This section shows the approach that Amazon and many other shopping websites take.

If you’ve ever come across a URL like this on Amazon, http://www.amazon.co.uk/High-Voltage-AC-DC/dp/B00008AJL3, you might have assumed that Amazon’s website has a subdirectory named /High-Voltage-AC-DC/dp/ that contains a file named B00008AJL3.

This is very unlikely. You could try changing the name of the top-level “directory” and you would still arrive on the same page, http://www.amazon.co.uk/Test-Voltage-AC-DC/dp/B00008AJL3.

The bit at the end is what really matters. Looking down the page, you’ll see that B00008AJL3 is this AC/DC album’s ASIN (Amazon Standard Identification Number). If you change that, you’ll get a “Page not found” or an entirely different product: http://www.amazon.co.uk/High-Voltage-AC-DC/dp/B003BEZ7HI.

The /dp/ also matters. Changing this leads to a “Page not found.” So, the B00008AJL3 probably tells Amazon what to display, and the dp tells the website how to display it. This is URL rewriting in action, with the original URL possibly ending up getting rewritten to something like:
http://www.amazon.co.uk/displayproduct.php?asin=B00008AJL3.

Features of an Amazon URL

This introduces some important features of Amazon’s URLs that can be applied to any website with a complex set of resources. It shows that the URL can be automatically generated and can include up to three parts:

  1. The wordsIn this case, the words are based on the album and artist, and all non-alphanumeric characters are replaced. So, the slash in AC/DC becomes a hyphen. This is the bit that helps humans and search engines.
  2. An ID numberOr something that tells the website what to look up, such as B00008AJL3.
  3. An identifierOr something that tells the website where to look for it and how to display it. If dp tells Amazon to look for a product, then somewhere along the line, it probably triggers a database statement such as SELECT * FROM products WHERE.

Other Shopping Examples

Many other shopping websites have URLs like this. In the list below, the ID number and (suspected) identifier are in bold:

  • http://www.ebay.co.uk/itm/Ian-Rankin-Set-Darkness-Rebus-Novel-/140604842997
  • http://www.kelkoo.com/c-138201-lighting/brand/caravan
  • http://www.ciao.co.uk/Fridge_Freezers_5266430_3
  • http://www.gumtree.com/p/for-sale/boys-bmx-bronx-blaze/97669042
  • http://www.comet.co.uk/c/Televisions/LCD-Plasma-LED-TVs/1844

A significant benefit of this type of URL is that the actual words can be changed, as shown below. As long as the ID number stays the same, the URL will still work. So products can be renamed without breaking old links. More sophisticated websites (like Ciao above) will redirect the changed URL back to the real one and thus avoid creating the appearance of duplicate content (see below for more on this topic).

screenshot

Websites that use URL rewriting are more flexible with their URLs — the words can change but the page will still be found.

Friendly URLs

Now you know how to map nice friendly URLs to their underlying Web pages, but how should you create those friendly URLs in the first place?

If we followed the current advice, we would separate words with hyphens rather than underscores and capitalize consistently. Lowercase might be preferable because most people search in lowercase. Punctuation such as dots and commas should also be turned into hyphens, otherwise they would get turned into things like %2C, which look ugly and might break the URL when copied and pasted. You might want to remove apostrophes and parentheses entirely for the same reason.

Whether to replace accented characters is debatable. URLs with accents (or any non-Roman characters) might look bad or break when rendered in a different character format. But replacing them with their non-accented equivalents might make the URLs harder for search engines to find (and even harder if replaced with hyphens). If your website is for a predominately French audience, then perhaps leave the French accents in. But substitute them if the French words are few and far between on a mainly English website.

This PHP function succinctly handles all of the above suggestions:

function GenerateUrl ($s) {
  //Convert accented characters, and remove parentheses and apostrophes
  $from = explode (',', "ç,æ,œ,á,é,í,ó,ú,à,è,ì,ò,ù,ä,ë,ï,ö,ü,ÿ,â,ê,î,ô,û,å,e,i,ø,u,(,),[,],'");
  $to = explode (',', 'c,ae,oe,a,e,i,o,u,a,e,i,o,u,a,e,i,o,u,y,a,e,i,o,u,a,e,i,o,u,,,,,,');
  //Do the replacements, and convert all other non-alphanumeric characters to spaces
  $s = preg_replace ('~[^\w\d]+~', '-', str_replace ($from, $to, trim ($s)));
  //Remove a - at the beginning or end and make lowercase
  return strtolower (preg_replace ('/^-/', '', preg_replace ('/-$/', '', $s)));
}

This would generate URLs like this:

echo GenerateUrl ("Pâtisserie (Always FRESH!)"); //returns "patisserie-always-fresh"

Or, if you wanted a link to a $product variable to be pulled from a database:

$product = array ('title'=>'Great product', 'id'=>100);
echo '<a href="' . GenerateUrl ($product['title']) . '/' . $product['id'] . '">';
echo $product['title'] . '</a>';

Changing Page Names

Search engines generally ignore duplicate content (i.e. multiple pages with the same information). But if they think they are being manipulated, search engines will actively penalize the website, so avoid this where possible. Google recommends using 301 redirects to send users from old pages to new ones.

When a URL-rewritten page is renamed, the old URL and new URL should both still work. Furthermore, to avoid any risk of duplication, the old URL should automatically redirect to the new one, as WordPress does.

Doing this in PHP is relatively easy. The following function looks at the current URL, and if it’s not the same as the desired URL, it redirects the user:

function CheckUrl ($s) {
  // Get the current URL without the query string, with the initial slash
  $myurl = preg_replace ('/\?.*$/', '', $_SERVER['REQUEST_URI']);
  //If it is not the same as the desired URL, then redirect
  if ($myurl != "/$s") {Header ("Location: /$s", true, 301); exit;}
}

This would be used like so:

$producturl = GenerateUrl ($product['title']) . '/' . $product['id'];
CheckUrl ($producturl); //redirects the user if they are at the wrong place

If you would like to use this function, be sure to test it in your environment first and with your rewrite rules, to make sure that it does not cause any infinite redirects. This is what that would look like:

screenshot

This is what happens when Google Chrome visits a page that redirects to itself.

Checklist And Troubleshooting

Use the following checklist to implement URL rewriting.

1. Check That It’s Supported

Not all Web servers support URL rewriting. If you put up your .htaccess file on one that doesn’t, it will be ignored or will throw up a “500 Internal Server Error.”

2. Plan Your Approach

Figure out what will get mapped to what, and how the correct information will still get found. Perhaps you want to introduce new URLs, like my-great-product/p/123, to replace your current product URLs, like product.php?id=123, and to substitute new-category/c/12 for category.php?id=12.

3. Create Your Rewrite Rules

Create an .htaccess file for your new rules. You can initially do this in a /testing/ subdirectory and using the [R] flag, so that you can see where things go:

RewriteEngine On
RewriteRule   ^.+/p/([0-9]+)   product.php?id=$1    [NC,L,R]
RewriteRule   ^.+/c/([0-9]+)   category.php?id=$1    [NC,L,R]

Now, if you visit www.mywebsite.com/testing/my-great-product/p/123, you should be sent to www.mywebsite.com/testing/product.php?id=123. You’ll get a “Page not found” because product.php is not in your /testing/ subdirectory, but at least you’ll know that your rules work. Once you’re satisfied, move the .htaccess file to your document root and remove the [R] flag. Now www.mywebsite.com/my-great-product/p/123 should work.

4. Check Your Pages

Test that your new URLs bring in all the correct images, CSS and JavaScript files. For example, the Web browser now believes that your Web page is named 123 in a directory named my-great-product/p/. If the HTML refers to a file named images/logo.jpg, then the Web browser would request the image from www.mywebsite.com/my-great-product/p/images/logo.jpg and would come up with a “File not found.”

You would need to also rewrite the image locations or make the references absolute (like <img src="/images/logo.jpg"/>) or put a base href at the top of the <head> of the page (<base href="/product.php"/>). But if you do that, you would need to fully specify any internal links that begin with # or ? because they would now go to something like product.php#details.

5. Change Your URLs

Now find all references to your old URLs, and replace them with your new URLs, using a function such as GenerateUrl to consistently create the new URLs. This is the only step that might require looking deep into the underlying code of your website.

6. Automatically Redirect Your Old URLs

Now that the URL rewriting is in place, you probably want Google to forget about your old URLs and start using the new ones. That is, when a search result brings up product.php?id=20, you’d want the user to be visibly redirected to my-great-product/p/123, which would then be internally redirected back to product.php?id=20.

This is the reverse of what your URL rewriting already does. In fact, you could add another rule to .htaccess to achieve this, but if you get the rules in the wrong order, then the browser would go into a redirect loop.

Another approach is to do the first redirect in PHP, using something like the CheckUrl function above. This has the added advantage that if you rename the product, the old URL will immediately become invalid and redirect to the newest one.

7. Update and Resubmit Your Site Map

Make sure to carry through your new URLs to your site map, your product feeds and everywhere else they appear.

Conclusion

URL rewriting is a relatively quick and easy way to improve your website’s appeal to customers and search engines. We’ve tried to explain some real examples of URL rewriting and to provide the technical details for implementing it on your own website. Please leave any comments or suggestions below.

(al)


© Paul Tero for Smashing Magazine, 2011.

Leer más

Buen trigo, buena harina, mal pan: Google Reader y el adiós del lector de feeds como negocio

El rediseño de Reader por parte de Google va más lejos de un simple trasvase de funciones a Google+: además de la pérdida de los compartidos, las notas, los comentarios y el resto de funciones que lo hacían especial es también el adiós definitivo a un sueño, el de poder establecer un modelo de negocio con un lector de feeds como eje.

Se ha hablado mucho de la muerte del RSS, pero en realidad lo que estamos viviendo es la muerte de los lectores de feeds tal y como los conocíamos. De los viejos actores, casi ninguno queda en pie y los nuevos optan de manera consciente por esconder el RSS como eje principal: no hay mas que ver como se venden al público éxitos recientes del consumo de contenidos como Zite, Pulse o Flipboard. Lo usan, pero no lo mencionan, lo esconden hasta volverlo invisible.

Google claudica donde otros lo hicieron antes

google reader rss sindicación lector noticias

Google quiso hacer con Reader el experimento de ver si podía sacarle partido más allá de los RSS, y así nacieron sus funciones sociales, que como bien indican Víctor Pimentel y Matías S. Zavia convirtieron a GReader en la única red social basada en el contenido y no en el usuario en sí. En esa misma naturaleza estaba la trampa del modelo: cuando el contenido es lo importante del servicio, pero el contenido es de terceros, ¿cómo sacarle rendimiento económico?

Muy complicado, más aún cuando los que generan ese contenido están vigilantes. No se le puede añadir publicidad, salvo que quieras entrar en batallas judiciales o llegar a acuerdos con cada uno de ellos, como han hecho hoy en día nuevos enfoques, como Zite. Así cayó Bloglines y así se han ido haciendo irrelevantes el resto de start-ups centradas en mostrar contenido distribuido. Nadie ha tenido éxito y no se puede decir que no se haya intentado.

El RSS, la publicidad invisible y el futuro que no llegó

Google Reader ahora con vista a pantalla completa y mejoras en las estadísticas

Google quiso apostar por lo social como una tabla de salvación de Reader justo cuando al RSS le empezaban a flaquear las piernas en una red cada vez más centralizada y donde lo distribuido había perdido su fuerza. Y también quiso buscarle el rendimiento económico al contenido sindicado, aunque fuera a través de lo que mejor se le da, pero ni siquiera la compra de Feedburner y el control absoluto sobre la publicidad incluida en los RSS que obtuvo Google con ello han servido para aportar valor. El posible beneficio económico que se podía sacar de un feed (tanto para quien creaba el contenido como para el que era intermediario) siempre ha sido marginal.

Reader era una maravillosa red social, pero solo para unos pocos, el hervidero de ideas compartidas que Tumblr soñaría con ser (y aún podría ser) si se decidiese a fomentar aún más sus aspectos sociales en vez de conformarse con ser sencillo. Pero Google no ha encontrado la manera de tener beneficio aun con ese aspecto social y ha optado por jugarlo todo a Google+, donde la recogida de datos es muchísimo más sencilla y el modelo de negocio está mucho más claro: ser Facebook.

Desde 2005, cuando Reader nació, el RSS ha pasado de gran instrumento de futuro y, tal vez, negocio a sólo lo que hace técnicamente posible el contenido distribuido y lo que está detrás de determinadas apps; de negocio, ni rastro.

Y desde 2008, Google ha entendido a base de golpes que las redes sociales y el beneficio que se pueda extraer de ellas está más relacionado con el usuario que con el contenido. Ningún otro intento de hacer social un lector RSS ha triunfado (ahí queda Netvibes) y, de hecho, el camino es el de vuelta: ahora los lectores como Flipboard tienen otro potencial diferente porque se apoyan en redes sociales externas para tener contenido relevante para el usuario.

Así es como Reader se ha convertido en irrelevante para su padre… y en razón de tristeza para los que lo usábamos más por el contenido que nos descubrían otros y por las conversaciones que generaba que como simple lector de feeds. Es el final de un sueño en el que, parafraseando a 091, había buen trigo y buena harina pero mal pan.

En Genbeta | Por qué el RSS es y seguirá siendo la mejor opción para leer noticias



Leer más

Las incógnitas de Google Wallet y el futuro del pago por móvil
Poco a poco van apareciendo nuevos terminales móviles que incorporan la tecnología NFC, y con ello empieza a ser un poco más real la propuesta de Google para poder realizar los pagos a través de nuestro terminal móvil, incluso si tenemos la “suerte” de vivir en New Jersey ya podemos disfrutar de este servicio. Pero para que triunfe y se imponga esta tecnología todavía queda mucho camino por delante y muchas incognitas a despejar para ver si Google Wallet consigue triunfar en el pago con móviles.

Pagar desde nuestro teléfono móvil de forma cómoda y segura. ¿Pero en qué mejora nuestra experiencia de compra? En principio Google Wallet sólo es un intermediario tecnológico, ya que los cargos igualmente los hacemos a través de una tarjeta de crédito o una tarjeta prepago. ¿Si ya tengo una tarjeta de crédito, para que necesito pagar con el teléfono, o dicho de otra manera en qué me beneficia pagar con el teléfono?. La ventaja esta en el acceso a una mayor número de ofertas al reconocernos el establecimiento como un cliente habitual o tenerlas asociadas directamente a este medio de pago.

Las ofertas en múltiples establecimientos como gancho de Google Wallet


Se trata de fidelizar al cliente, algo que los grandes establecimientos realizan de forma habitual ofreciéndonos su propias tarjetas. Seguro que si miráis en vuestras carteras tenéis más de una. Google Wallet no sólo nos permite realizar el pago, sino que el propio terminal nos reconocerá ya como cliente del establecimiento y si disponemos de algún descuento o promoción nos lo aplicará.

La ventaja de un sistema como Google Wallet está en la posibilidad de que pequeños comercios consigan esta fidelidad de los clientes que ya han comprado alguna vez aunque no sean clientes habituales. No sólo de forma individual, sino también asociaciones de comerciantes que están situadas en una misma zona o en un centro comercial pueden aprovecharse de esta funcionalidad.

Ofertas de Google Wallet

De todas formas, no esnada que no pueda aportar un checkin con una promoción lanzada a través de las redes sociales, aunque con el reciente cierre de Facebook Deals lo cierto es que ha quedado un espacio por aprovechar.

Los inconvenientes de Google Wallet

Estamos cansados de ver como determinadas tecnologías muy prometedoras acaban por fracasar por no aparecer en el momento justo. Por eso cabe preguntarse: ¿ha llegado el momento del pago por móvil? El modelo que plantea Google Wallet tiene un déficit importante con los terminales. De momento son pocos los terminales con soporte para esta tecnología. El crecimiento de la navegación móvil va en aumento, las perspectivas del sector son buenas, pero pasarán un par de años antes de que la mayoría de terminales del mercado den soporte a NFC.

Y eso sólo los de alta gama. Además luego tienen que llegar al consumidor. Está claro que si volvemos a mirar en nuestro entorno no todos tienen un smartphone. Sin embargo el número de personas que tienen una tarjeta de crédito o débito es mucho mayor. Además cuentan con la ventaja de que ya estamos acostumbrados a utilizarla. ¿Están los comercios dispuestos a convivir con las dos pasarelas de pago? Lo que es seguro es que no renunciarán al pago con tarjeta.

Si les subvencionan el terminal lector puede que acepten, pero de todas formas el cambio supone un beneficio incierto. O realmente facilitan al pequeño comercio la creación de ofertas, cupones, etc. para poder incentivar a los clientes habituales o desde luego cambiar pago con tarjeta a pago con móvil no creo que suponga un factor diferencial para nadie.

Cierto que hay un hueco en el mundo de los micropagos que no está suficientemente explotado, pero las comisiones suponen un beneficio poco atractivo, tanto para comercios, que algo pierden en el camino de la transacción, como para las operadoras e intermediarios. Quizás por eso es un sector poco explotado. De todas formas algunos de los experimentos que se han llevado a cabo en este sentido han tenido buenos resultados.

Y mientras tanto PayPal a lo suyo


Un par de días antes del anuncio de Google Wallet PayPal había presentado su alternativa para aprovechar las funcionalidades del pago con móvil. La aplicación de PayPal propone aprovechar opciones como la lectura de códigos de barras para saber, por ejemplo, si una prenda de una tienda está en nuestra talla o encontrar un producto en oferta en un gran supermercado, pero también ir registrando los pagos de los productos según los vamos añadiendo a la cesta para luego no tener que hacer colas.

Toda la apuesta que se realiza se hace en colaboración de los establecimientos con PayPal, de manera que para tener una buena experiencia de usuario y tener disponibles las ofertas, métodos de pago rápidos o de dispensación de productos. Aquí tienen el inconveniente de las alarmas de los artículos que hacen de este método más incómodo pues igualmente habrá que desmagnetizar los artículos que hemos comprado y no será tan fácil como enseñar el móvil al salir con los productos comprados.

Lo que si parece interesante es la manera de administrar los pagos efectuados desde el móvil con PayPal, ya que nos permite pagarlos al momento desde nuestra cuenta bancaria, llevarlos a la cuenta de la tarjeta de crédito para pagar a final de mes o pagar fraccionado con las correspondientes comisiones.

Los códigos QR y los smartphone como pareja de baile


En primer lugar se trata de aprovechar las ventajas de los códigos QR para promocionar ofertas o situar los productos dentro del establecimiento. Como en el caso anterior, tiene más utilidad para los grandes establecimientos que para los pequeños. Pero que también estos código QR se aprovechan para colocar en escaparates y paneles publicitarios que facilitan la compra del producto online.

El ejemplo más común es la tienda que junto a su escaparate tiene en la información de producto un código QR del mismo que le lleva a la tienda online y le permite adquirir el mismo aunque se encuentre cerrada. Pero también el ejemplo extremo de TESCO en Corea creando supermercados virtuales mediante paneles publicitarios que permitían a los clientes realizar su compra mientras esperaban el metro, por ejemplo. Las aplicaciones en este campo son muy grandes y queda mucho por hacer.

También hay que contar con Square

Porque no sólo de NFC vive el comercio, y Square promete darle una vuelta de tuerca la pago con tarjetas, utilizando para ello un iPhone y un pequeño aplicativo para el conector de audio con el que leer las tarjetas. Hasta aquí podríamos decir que se trataría de sustituir el TPV tradicional por un iPhone. Pero además añade un componente de fidelización del cliente, de CRM, que permite al comercio reconocer al cliente, poder ofrecerle promociones, cupones descuentos, etc. como cliente habitual.

En mi opinión tiene ventajas en comercios sin infraestructura fija, tipo mercados itinerantes, taxis, etc. pero también restaurantes con grandes salas o terrazas al aire libre, donde es más cómodo cobrar al cliente llevando el terminal a la mesa, de manera que la tarjeta de crédito nunca se pierde de vista por parte del cliente.

Como inconvenientes a este sistema le pondría dos: las comisiones y la LOPD. En el primer caso con un 2,75% de comisión por operación, como muy bien explican nuestros compañeros de Pymes y Autónomos poco pueden hacer frente a las comisiones de los TPV tradicionales. Por otro lado si iPhones o iPad van a almacenar datos de usuarios tienen que asegurar criterios como trazabilidad, auntenticación o cifrado para cumplir con determinados aspectos de la LOPD.

Conclusiones

Y ahora es cuando toca sacar la bola de cristal y hacer una apuesta por uno de los contendientes. Lo cierto es que es complicado y si supiera quien se va a llevar el gato al agua compraría acciones de esta compañía. En mi opinión aunque el pago por móvil tendrá su eclosión en los próximos años, no apostaría a que desbanca al pago con tarjeta que seguirá manteniendo la principal volumen de negocio en los pagos.

En lo que respecta a las tres opciones analizadas no me quedo con ninguna. Todavía está por venir la alternativa que realmente suponga una mejora en la experiencia de compra para los usuarios. Y quizás no venga por el NFC o por el medio de pago, ya sea Square o PayPal, sino por el aprovechamiento de las posibilidades de los códigos QR para facilitar la compra del cliente, evitar colas y facilitar ofertas.

En Genbeta | La evolución de los pagos, ¿diremos pronto adiós al dinero de papel?



Creative Commons es una forma selectiva de copyright. En general, el copyright ampara toda producción artística en la que no se exprese otra cosa: automáticamente, al ser creada, una obra recibe una protección que obliga a que, para la inmensa mayoría de los usos que se puedan hacer de ella, sea imprescindible pedir permiso al derechohabiente, al propietario de los derechos. Sin embargo, yo podría crear una obra, y decidir donarla al dominio público: con eso, estaría haciendo una cesión completa de mis derechos sobre esa creación (salvo los derechos morales, pero eso es otra cuestión), de manera que cualquiera, absolutamente cualquiera, podría darle el uso que estimase oportuno. Podrían apropiársela, reutilizarla, revenderla, modificarla… cualquier cosa.

Pues bien: entre el copyright estricto (todos los derechos reservados) y la cesión total al dominio público, existe una enorme cantidad de posibilidades. Por así decirlo, si denominamos negro al copyright y blanco al dominio público, Creative Commons recoge la enorme gama de grises que existen en el medio de ambos. Por ejemplo: yo puedo crear una obra, y decidir que quiero que se difunda lo más posible, de manera que autorizo expresamente que sea copiada por cualquiera y redifundida, pero siempre que se mantenga de manera expresa mi autoría. Eso sería una licencia Creative Commons de Reconocimiento (suele abreviarse como CC BY), que es la licencia con la que escribo todos mis textos en este blog. Si alguien quiere reproducirlos en otro sitio, no tengo ningún problema con ellos. Modificarlos, revenderlos, ponerles publicidad… todo está permitido, siempre que mi nombre no desaparezca, siempre que el original me sea correctamente atribuido. Llevo haciéndolo casi desde que empecé esta página, en 2004, y seguramente habrá un cierto acuerdo general sobre que no me ha ido demasiado mal con ello.

Si prefiero optar por un nivel de control superior, podría escoger, por ejemplo, una licencia Creative Commons Reconocimiento NoComercial (CC BY NC). Bajo esa licencia, cualquiera puede seguir copiando mi contenido y reutilizándolo siempre que mantenga mi nombre asociado a él como autor, pero no podrá comercializarlo. Si lo hace, estará incumpliendo mi licencia y lo podré denunciar exactamente igual que si incumpliese mi copyright. O podría ser todavía mas estricto, y optar por una licencia Creative Commons Reconocimiento NoComercial CompartirIgual (CC BY NC SA), que impediría que mi obra fuese comercializada y además obligaría al que usase mi obra a reutilizarla necesariamente bajo la misma licencia. Esa es, por ejemplo, la licencia que la Editorial Planeta escogió para mi libro “Todo va a cambiar”, con el que he obtenido bastantes beneficios en términos económicos: se ha vendido una muy interesante cantidad de libros a precios que oscilan entre los veinte y los cuatro euros, según la edición y el formato. ¿Dónde estaba para mí la lógica de esa licencia? En que me resultaba profundamente absurdo dedicarme a prohibir usos que sabía positivamente que no iba a poder impedir.

La gama de opciones es enorme: podría optar, poniendo la licencia Creative Commons adecuada, por impedir o no la creación de obras derivadas sobre la mía. Si combino todas las licencias, por ejemplo, podría llegar a permitir la circulación de mis obras obligando a darme el debido crédito como autor pero impidiendo que esas obras fuesen alteradas o comercializadas bajo cualquier modalidad, lo que se parece ya bastante a lo que sería un copyright estricto. La idea es, simplemente, ampliar las posibilidades de la disyuntiva “todo uso prohibido” frente a “todo uso permitido” añadiendo todas las posibilidades intermedias que se te puedan ocurrir.

Decir que “ningún autor importante publicará sin copyright” o que “nadie con talento puede discutir el copyright” indica una evidente carencia a la hora de entender el concepto. En un momento dado, según en qué situación de su carrera profesional, según para qué tipo de obra, o en función de muchos otros factores, a un autor le puede interesar, y mucho, publicar con Creative Commons, en función de lo que busque en cada caso. Y eso no implica “estar en contra del copyright”, porque Creative Commons no es más que otra forma de copyright, una definición más avanzada y menos categórica del mismo… añadiendo gamas de grises. Pretender que Creative Commons “se enfrenta” al copyright no tiene sentido, porque Creative Commons existe para ofrecer a los autores niveles de protección más adecuados a lo que pretenden en cada momento y en cada caso, y es simplemente una forma de copyright. Las licencias Creative Commons no son en modo alguno “antisistema” o “anticopyright”, porque dependen del sistema, del copyright, para existir. Tampoco tienen nada que ver con que los autores sean o no sean remunerados por su trabajo, todo el mundo defiende lo que es de lógica, y las licencias Creative Commons únicamente intentan proporcionar más posibilidades para que el autor decida cómo y en concepto de qué quiere ser remunerado.

Espero que esto, que seguramente es muy obvio para muchos de los lectores habituales de esta página, sirva para clarificar un poco el tema a algunas personas. A veces, al intentar entender estos conceptos, simplificamos demasiado o hacemos caso de nuestros sesgos, y en ocasiones puede que esto dificulte su comprensión. No se puede dar nada por sabido. Como profesor desde hace más de veinte años, entiendo que en muchos casos no hay malos entendedores, sino malos explicadores, y ante eso, nada mejor que intentar explicarlo de nuevo, cuantas veces sea necesario. Que el director de un periódico importante no entienda el concepto Creative Commons y se aproxime a él con ideas completamente erróneas es malo para todos.

NOTA: Este texto está escrito muy rápido, simplificando mucho algunos conceptos, e intentando aprovechar la oportunidad de que se hablaba del tema para obtener una comprensión y una divulgación del concepto lo más amplia posible. Mi agradecimiento a Javier de la Cueva, sin duda una de las voces más autorizadas en este tema, por haber hecho una supervisión rapidísima de mi texto previa a su publicación. Por favor, añadid en comentarios todo lo que estiméis oportuno: vídeos que expliquen el concepto, recursos, aclaraciones, ejemplos… hay muchos recursos por ahí, y muchos infinitamente mejores que este modesto intento de explicación. Lo que vea que puede aportar y pueda integrar fácilmente, lo iré añadiendo a la entrada. Cuanto mejor lo expliquemos, mejor podrá ser entendido, y nada funciona mejor en estos casos que la inteligencia compartida. Adelante con ello…

The FTtechhub from the Financial Times writes about the web, Silicon Valley, innovation and social media.

Google Wallet

Sabíamos que algún día llegaría este momento, en el que Google llegaría hasta el fondo de nuestro bolsillo. Acaban de anunciar Google Wallet, una aplicación que permitirá hacer pagos (y bastante más) a través de móviles con tecnología NFC (Near Field Communication).

En un principio funcionará con tarjetas Citi y tarjetas prepago de Google (que se podrán recargar como si fuese un monedero virtual). Cuando lleguemos a un comercio que soporte Google Wallet, podremos pagar con nuestro móvil introduciendo antes un PIN de seguridad. La ventaja es que el comercio también sabrá si somos visitantes habituales y nos ofrecerá descuentos en función de esto, o podremos usar nuestras tarjetas regalo y promociones (también las de Google Offers) automáticamente.

En cuanto a la seguridad, las credenciales de la tarjeta están almacenadas no en el teléfono, sino en un chip aparte llamado Secure Element, apartado del resto del sistema. La conexión con el terminal de pago se hace con una conexión cifrada, así que nadie podrá saber ninguno de nuestros datos. Es decir, que Google Wallet podría ser incluso más seguro que tarjetas tradicionales.

Desde luego, la tecnología tiene muy buena pinta, y parece más cómoda que las tarjetas normales. Ahora bien, se me ocurren varios problemas. ¿Y si se nos acaba la batería del móvil? No me imagino al cajero ofreciendo enchufes a los móviles descargados, ni a los usuarios con una batería de repuesto por si acaso.

Desde Google no dicen cuándo saldrá Google Wallet al público, sólo dicen que será pronto y nos dan la opción de dar nuestro correo para que nos avisen. En un primer momento sólo soportará Google Wallet el Nexus S 4G con Sprint, aunque planean dar soporte a más teléfonos, incluyendo iPhone, Blackberry y Windows Phone.

Vía | The Official Google Blog
Más información | Google Wallet
En Xataka | NFC, qué es y para qué sirve



Color es una aplicación peculiar, muy peculiar. Apareció de la nada y con unas inversiones altísimas teniendo en cuenta su objetivo. Color lleva más allá el fenómeno de compartir las fotografías con nuestros amigos empleando un nuevo concepto, que se aleja de los conocidos Instagram o PicPlz: el de unir en un álbum colectivo las imágenes que tomen varias personas en un mismo lugar o evento.

Es decir, nosotros sólo tenemos que hacer una cosa: tomar la fotografía. Color la subirá sin que tengamos que hacer nada a un álbum colectivo en el que irán a parar todas las imágenes que se estén tomando de un acontecimiento. ¿Nunca os ha pasado que asistís varios a una fiesta y luego hay un auténtico lío de correos con fotografías para ver todas las que ha hecho cada uno? La idea de Color es acabar con esto directamente de raíz, teniéndolo todo en un mismo sitio de forma instantánea.

Los desarrolladores de Color esperan llegar lejos con la aplicación. Según ellos, con Color está pasando lo mismo que pasó en los inicios de Twitter: todo el mundo se mostró extrañado cuando nació, pero ha ido ganando usuarios y ahora representa uno de los pilares de la era social de internet.

Por el momento Color está disponible sólo para iOS, aunque una versión para Android llegará próximamente. Esperemos que sea pronto, ya que para que un servicio como este triunfe del modo en el que quieren sus creadores algo importante es estar presente en todas las plataformas. Y cómo no, es completamente gratuito.

Sitio oficial | Color
Descarga | Color en la App Store
Vídeo | Vimeo

La reordenación de la cúpula directiva de Google, una vez que La rry Page ha asumido el mando, nos da una idea de sus prioridades: Búsqueda, publicidad, Youtube y vídeo, movilidad, Chrome y social (junto con Local).

Amazon Cloud Drive: almacenamiento en la nube o streaming online.

Es un servicio de almacenamiento de archivos en la nube, pero que en su comunicación hace hincapié en que puedes guardar tu música y online desde cualquier dispositivo. Hay otros servicios de almacenamiento parecidos, pero ninguno centraba su oferta en ese punto. Y eso molesta a las discográficas que reaccionan como cuando salió el primer reproductor de MP· hace ¿cuanto?¿10 años?...

Leer más

<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 Siguiente > Fin >>

Página 1 de 4